Schulers Books Online

books - games - software - wallpaper - everything

Bride.Ru

Books Menu

Home
Author Catalog
Title Catalog
Sectioned Catalog

 

- Reina Valera New Testament of the Bible 1602 - 10/18 -


12 Entonces entendieron que no les avia dicho que še guardaššen de levadura de pan, šino de la docktrina de los Pharišeos y de los Sadduceos.

13 Y viniendo Iešus en las partes de Cešarea de Philippo, preguntò à šus Dišcipulos, diziendo, Quien dizen los hombres que es el Hijo del hombre?

14 Y ellos dixeron, unos, Ioan el baptišta: y otros, Elias: y otros, Ieremias, o alguno de los prophetas.

15 Dizeles, y vošotros quien dezis que šoy?

16 Y rešpondiendo Simon Pedro, dixo, Tu eres el Chrišto, el Hijo del Dios Biviente.

17 Entonces rešpondiendo Iešus, dixole, biëaventurado eres Simon hijo de Ionas: porque no te lo reveló carne ni šangre: mas mi padre que eštá en los cielos.

18 Mas yo tambien te digo, que tu eres Pedro: y šobre ešta piedra edificaré mi Iglešia: y las puertas del infierno no prevaleceràn contra ella.

19 Y à ti dare las llaves del Reyno de los cielos. que todo loque ligáres en la tierra, šerá ligado en los cielos: y todo lo que dešatáres en la tierra, šerá dešatado en los cielos.

20 Entonces mandó à šus Dišcipulos que à nadie dixeššen que el era Iešus el Chrišto.

21 Dešde aquel tiempo començó Iešus, á declarar à šus Dišcipulos, que le convenia yr à Ierušalem, y padecer mucho de los Ancianos, y de los principes de los Sacerdotes y de los Ešcribas: y šer muerto, y rešušcitar al tercero dia.

22 Y pedro, tomandolo à parte, començolo à reprehender, diziendo, Señor, ten compaššion de ti: en ninguna manera ešto te acontezca.

23 Entonces el bolviendoše,^ dixo à Pedro, Quitate de delante de mi adveršario,# eštorvo me eres, porque no entiendes loque [es] de Dios, šino lo que [es] de los hombres.

24 Entonces Iešus dixo à šus dišcipulos: Si alguno quiere venir en pos de mi, niegueše à ši mišmo, y tome šu cruz, y šigame.

25 Porque qualquiera que quišiere šalvar šu vida, la perderá: y qualquiera que perdiere šu vida por cauša de mi, la hallará.

26 Porque de que aprovecha al hombre, ši grãgeáre todo el mundo, y perdiere šu alma? O, que recompenša dará el hombre por šu alma?

27 Porque el Hijo del hombre vendrá en la gloria de šu Padre con šus Angeles: y entonces pagará à cada uno conforme à šus obras.

28 Decierto os digo, que ay algunos de los ÿ eštã aqui, ÿ no guštarán la muerte hašta ÿ ayã višto el Hijo del hombre viniëdo en šu Reyno.

CAPIT. XVII.

Y Dešpues de šeys dias Iešus toma à Pedro, y à Iacobo, y á Ioan, šu hermano, y šacalos à parte à un monte alto,

2 Y trãsfiguróše delante deellos: y rešplandeció šu roštro como el Sol: y šus veštidos fueron blancos como la luz.

3 Y heaqui les aparecieron Moyšen y Elias hablando con el.

4 Y rešpondiendo Pedro, dixo à Iešus, Señor, Bien es que nos quedemos aqui; ši quieres, hagamos aqui tres cabañas, para ti una, y para Moyšen otra, y para Elias otra.

5 Eštando aun hablando el, heaqui una nuve de luz [que] los cubriò: y heaqui una boz de la nuve que dixo, ESTE ES MI HIJO AMADO, EN EL QVAL TOMO CONTENTAMIENTO: A EL OYD.

6 Y oyendo [ešto] los Dišcipulos, cayeron šobre šus roštros, y temieron en gran manera.

7 Entonces Iešus llegando, tocòles, y dixo, Levanta os, y no temays.

8 Y alçando [ellos] šus ojos, à nadie vieron, šino à šolo Iešus.

9 Y como decendieron del monte, mandoles Iešus, diziendo, No digays à nadie la višion, haštaque el Hijo del hombre rešušcite de los muertos.

10 Entõces šus Dišcipulos le preguntaron diziendo, Que pues dizen los Ešcribas que es menešter que Elias venga primero?

11 Y rešpondiendo Iešus, dixoles, A la verdad Elias vëdrà primero, y reštituyrà todas las cošas.

12 Mas digo os, que ya vino Elias, y no lo conocieron: antes hizieron en el todo lo que quišieron. Anši tambië el Hijo del hombre padecerá deellos.

13 Lod Dišcipulos entonces entendieron que les dezia de Ioan Baptišta.

14 Y como ellos llegaron à la compaña, vino à el un hombre hincandošele de rodillas,

15 Y diziendo, Señor, ten mišericordia de mi hijo, ÿ es lunatico y padece malamëte: porÿ muchas vezes cae en el fuego, y muchas en el agua,

16 Y helo prešentado à tus Dišcipulos, y no lo han podido šanar.

17 Y rešpondiendo Iešus, dixo: O generacion infiel y torcida, hašta quando tengo de eštar cõ vošotros? Hašta quando os tengo de šuššrir? Traedmelo aca.

18 Y reprehendiólo Iešus, y šaliò el demonio deel: y el moço fue šano dešde aquella hora.

19 Entonces llegandoše los Dišcipulos à Iešus à parte, dixeron, Porqué nošotros no lo pudimos echar fuera?

20 Y Iešus les dixo, Por vueštra infidelidad: porÿ decierto os digo, que ši tuvierdes fe, como un grano de moštaza direys à ešte monte, paššate de aqui acullá: y paššaršehá, y nada os šerá impoššible.

21 Mas ešte linage [de demonios] no šale šino por oracion y ayuno:

22 Y eštando ellos en Galilea, dixoles Iešus, El hijo del hombre šerá entregado en manos de hombres.

23 Y matarlohan: mas al tercero dia rešušcitará^. Y [ellos] še entrištecieron en gran manera.

24 Y como llegaron à Capernaum, vinieron à Pedro los que cobraban las dos dragmas, y dixeron, Vueštro maeštro no paga las dos dragmas?

25 Y [el] dize, Si, Y entrado el en caša, Iešus le hablò antes diziendo, Que te parece Simon? Los reyes de la tierra de quien cobran los tributos, ò el cenšo? de šus hijos, o de los eštraños?

26 Pedro le dize, De los eštraños.^ Dizele [entonces] Iešus, Luego francos šon los hijos?

27 Mas porque no los offendamos, vé à la mar, y echa el anzuelo, y el primer pece que viniere, tomalo, y abierta šu boca hallarás un eštatero, da šelo por mi y por ti.

CAPIT. XVIII.

EN aquel tiempo llegaronše los Dišcipulos à Iešus, diziendo, Quien es el muy grande en el Reyno de los cielos?

2 Y llamando Iešus un niño, pušolo en medio deellos:

3 Y dixo, De cierto os digo que šino os bolvierdes, y fuerdes, como niños, no entrareys en el Reyno de los cielos.

4 Anšique qualquiera que še abaxáre, como ešte niño, ešte es el muy grãde en el Reyno de los cielos.

5 Y qualquiera que recibiere à un tal niño en mi nombre, à mi recibe.

6 Y qualquiera que offendiere à alguno de eštos pequeños, que creen en mi, mejor le fuera que le fuera colgada del cuello una piedra de molino de ašno, y que fuera anegado en el profundo de la mar.

7 Ay del mundo por los ešcandalos: porque neceššario es que vengan ešcandalos: mas ay de aquel hombre por el qual viene el ešcandalo.

8 Portanto ši tu mano ô tu pie te fuere o occašion de caer, cortalos y echa [los] de ti: mejor te es entrar coxo, o manco à la vida que teniendo dos manos ò dos pies šer echado al fuego eterno.

9 Y ši tu ojo te es occašion de caer, šacalo y echa [lo] de ti: que mejor te es entrar con un ojo à la vida, que teniendo dos ojos šer echado al quemadero del fuego.

10 Mirad no tengays en poco à alguno de eštos pequeños: porque [yo] os digo que šus angeles en los cielos veen šiempre la faz de mi Padre que eštá en los cielos.

11 Porque el Hijo del hombre es venido para šalvar loque še avia perdido.

12 Que os parece? Si tuviešše algun hombre cien ovejas, y še perdiešše una deellas no yria por los montes, dexadas las noventa y nueve, à bušcar la que še avria perdido?

13 Y ši aconteciešše hallarla, de cierto os digo, que mas še goza de aquella, que de las noventa y nueve que noše perdieron,

14 Anši no es la voluntad de vueštro Padre, que eštá en los cielos, que še pierda uno de eštos pequeños.

15 Portanto ši tu hermano peccáre contrati, vé y redarguyelo entre ti y el šolo: ši te oyere, ganado has à tu hermano.

16 Mas ši no te oyere, toma aun contigo uno o dos: paraque en boca de dos o de tres teštigos conšišta toda la coša.


Reina Valera New Testament of the Bible 1602 - 10/18

Previous Page     Next Page

  1    5    6    7    8    9   10   11   12   13   14   15   18 

Schulers Books Home



 Games Menu

Home
Balls
Battleship
Buzzy
Dice Poker
Memory
Mine
Peg
Poker
Tetris
Tic Tac Toe

Google
 
Web schulers.com
 

Schulers Books Online

books - games - software - wallpaper - everything