Schulers Books Online

books - games - software - wallpaper - everything

Bride.Ru

Books Menu

Home
Author Catalog
Title Catalog
Sectioned Catalog

 

- Reina Valera New Testament of the Bible 1602 - 5/18 -


14 Y vino Iešus à caša de Pedro, y vido à šu šuegra echada en la cama, y con fiebre:

15 Y tocó šu mano, y la fiebre la dexó: y levantóše^, y širvióles.

16 Y como fue ya tarde, truxeron à el muchos endemoniados, y echó [de ellos] los demonios con la palabra, y šanó todos los enfermos:

17 Paraque še cumpliešše lo que fue dicho por el propheta Išaias, que dixo, El tomò nueštras enfermedades, y llevó [nueštras] dolencias.

18 Y viendo Iešus muchas compañas arredor de ši, mandó que še fueššen de la otra parte [del lago.]

19 Y llegóše un Ešcriba, y dixole: Maeštro, šeguirtehé donde quiera que fueres.

20^ Y Iešus le dixo, Las zorras tienen cavernas, y las aves del cielo nidos: mas el Hijo del hombre no tiene donde acuešte su cabeça.

21 Y otro de šus Dišcipulos le dixo: Señor, Dame licencia que vaya primero, y entierre à mi padre.

22 Y Iešus le dixo, Sigueme, y dexa que los muertos entierren šus muertos.

23 Y entrando el en [un] navio, šus Dišcipulos lo šiguieron.

24 Y heaqui fue hecho en la mar un gran movimiento, ÿ la nao še cubria de las ondas: y el dormia.

25 Y llegandoše šus Dišcipulos dešpertarõlo, diziendo, Señor šalvanos, perecemos.

26 Y [el] les dize, Porqué temeys [hombres] de poca fe? Entonces, dešpierto reprehendió à los vientos y à la mar, y fue grande bonança.

27 Y los hombres še maravillaron diziendo, Que [hombre] es ešte, que aun los vientos y la mar lo obedecen?

28 Y como el vino de la otra parte en la provincia de los Gergešenos: vinieronle ál encuentro dos endemoniados que šalian de los šepulchros, fieros en gran manera, que nadie podia paššar por aquel camino.

29 Y heaqui clamaron, diziendo, Que tenemos contigo Iešus hijo de Dios? Has venid ya acá à moleštarnos antes de tiempo?

30 Y eštaba lexos de ellos un hato de muchos puercos paciendo:

31 Y los demonios le rogaron diziendo, Si no echas, permittenos que vamos en aquel hato de puercos.

32 Y dixoles, Id. Y ellos šalidos fueronše en aÿl hato de puercos: y heaqui, todo el hato de los puercos še precipitó de [un] dešpeñadero en la mar, y murieron en las aguas.

33 Y los porqueros huyeron, y viniendo à la ciudad, contaron todas las cošas, y loque auia paššado con los endemoniados.

34 Y heaqui, toda la ciudad šalió à recebir à Iešus: y quando lo vieron, rogavanle que še fueše de šus terminos.

CAPIT. IX.

Entonces entrando en [un] navio paššó de la otra parte, y vino à šu ciudad.

2 Y heaqui, le truxerõ [un] paralytico echado en [una] cama: y viendo Iešus la fe dellos, dixo ál paralytico: Confia hijo; tus peccados te šon perdonados.

3 Y heaqui algunos de los Ešcribas dezian dentro de ši: Ešte blašphema.

4 Y viendo Iešus šus penšamientos, dixo, Porqué penšays malas cošas en vueštros coraçones?

5 Qual es mas facil, Dezir, Los peccados te šon perdonados: o, dezir, Levantate y anda?

6 Mas porque šepays que el Hijo del hombre tiene poteštad^ en la tierra de perdonar peccados, dize entonces ál paralytico, Levantate, toma tu cama, y vete à tu caša.

7 Entonces [el] še levantó, y fueše à šu caša.

8 Y las compañas viendo [lo,] maravillaronše, y glorificaron à Dios, que oviešše dado tal poteštad à hombres.

9 Y paššando Iešus de alli, vido à un hombre, que eštaba šentado ál vãco [de los publicos tributos,] el qual še llamava Mattheo: y dizele, Sigueme. Y levantóše, y šiguiólo.

10 Y aconteció que eštando el šentado à la meša en caša, heaqui [que] muchos publicanos y peccadores, que avian venido, še šentaron juntamente à la meša con Iešus y šus dišcipulos.

11 Y viendo [ešto] los Pharišeos, dixeron à šus dišcipulos, Porqué come vueštro maeštro con los publicanos y peccadores?

12 Y oyendo [lo] Iešus, dixoles, Losque eštan šanos, no tienen neceššidad de medico: šino los enfermos.

13 Andad, antes apprended que coša es, Mišericordia quiero, y no šacrificio: porque no he venido à llamar los juštos, šino los peccadores à penitencia.

14 Entonces los dišcipulos de Ioan vienen à el, diziendo: Porqué nošotros y los Pharišeos ayunamos muchas vezes, y tus dišcipulos no ayunã?

15 Y dixoles Iešus, Pueden los que šon de bodas tener luto entre tanto que el ešpošo eštá con ellos? Mas vendrán dias, quando el ešpošo šerá quitado deellos, y entonces ayunarán.

16 Item, nadie echa remiendo de paño rezio en veštido viejo: porque el tal remiendo tira del veštido, y hazeše peor rotura.

17 Ni echan vino nuevo en cueros viejos: de otra manera los cueros še rompen, y el vino še derrama, y pierdenše los cueros: mas echan el vino nuevo en cueros nuevos: y lo uno y lo otro še conšerva juntamente.

18 Hablando el eštas cošas à ellos, heaqui un principal vino, y adorólo, diziendo, Mi hija es muerta poco há: mas ven, y pon tu mano šobre ella, y bivirá.

19 Y levãtóše Iešus, y šiguiólo, y šus dišcipulos.

20 Y heaqui una muger enferma de fluxo de šangre doze años avia, llegandoše por detrás, tocó la fimbria de šu veštido.

21 Porque dezia entre ši, Si tocare šolamente šu veštido, šeré libre.

22 Mas Iešus bolviendoše, y mirandola, dixo, Confia hija, tu fe tehá librado. Y la muger fué libre dešde aquella hora.

23 Y venido Iešus à caša del principal, viendo los tañedores de flautas, y la compaña que azia bullicio,

24 Dizeles, Apartaos, que la moça no es muerta: mas duerme. Y burlavanše deel.

25 Y como la compaña fué echada fuera, entrò, y travó de šu mano: y la moça še levantó.

26 Y šalió ešta fama por toda aquella tierra.

27 Y paššando Iešus de alli, šiguieronle dos ciegos dando bozes, y diziendo, Ten mišericordia de nošotros, Hijo de David.

28 Y venido à caša, vinieron à el los ciegos, y Iešus les dize: Creeys que puedo hazer ešto? Ellos dizen, Si Señor.

29 Entõces tocó los ojos deellos diziendo, Conforme à vueštra fe os šea hecho.

30 Y los ojos deellos fueron abiertos: Y Iešus les defendiò [rigurošamëte] diziendo, Mirad, nadie [lo] šepa.

31 Mas ellos šalidos, divulgaron šu fama por toda aquella tierra.

32 Y šaliendo ellos, heaqui le truxeron un hombre mudo endemoniado:

33 Y echado fuera el demonio, el mudo habló. Y las compañas še maravillaron diziendo, Nunca hà šido višta coša šemejante en Išrael.

34 Mas los Pharišeos deziã, Por el principe de los demonios echa fuera los demonios.

35 Y rodeava Iešus por todas las ciudades y aldeas, enšeñando en las šynogas deellos, y predicando el Evangelio del Reyno, y šanando toda enfermedad y toda flaqueza en el pueblo.

36 Y viendo las compañas, uvo mišericordia deellas, que eran derramados y ešparzidos, como ovejas que no tienen paštor.

37 Entõces dize à šus dišcipulos, A la verdad la miešše es mucha: mas los obreros, pocos.

38 Rogad pues ál Señor de la miešše, que embie obreros à šu miešše.

CAPIT. X.

Entonces llamando šus doze Dišcipulos, dióles poteštad contra los ešpiritus immundos, paraque los echaššen fuera, y šanaššen toda enfermedad y toda flaqueza.

2 Y los nombres de los doze Apoštoles šon eštos. El primero, Simon, que es dicho Pedro, y Andres, šu hermano: Iacobo, hijo de Zebedeo, y Ioan šu hermano:

3 Philippe, y Bartholome: Thomas, y Mattheo el publicano: Iacobo [hijo] de Alpheo, y Lebeo por šobrenombre Thaddeo:

4 Simõ de Cana, y Iudas Išcariota, que tambien lo entregó.

5 Eštos doze embió Iešus, à los quales dió mandamiento, diziendo, Por el camino de las Gentes no yreys, y en ciudad de Samaritanos no entreys:

6 Mas yd antes à las ovejas perdidas de la Caša de Išrael.


Reina Valera New Testament of the Bible 1602 - 5/18

Previous Page     Next Page

  1    2    3    4    5    6    7    8    9   10   18 

Schulers Books Home



 Games Menu

Home
Balls
Battleship
Buzzy
Dice Poker
Memory
Mine
Peg
Poker
Tetris
Tic Tac Toe

Google
 
Web schulers.com
 

Schulers Books Online

books - games - software - wallpaper - everything